Semblanza P. Héctor Vall Vilardell SJ

LA DISPONIBILIDAD DE UN OPTIMISTA

El más antiguo recuerdo que puedo recoger del “amigo Héctor”, se remonta a nuestra época de estudiantes de filosofía en St. Cugat. Había entonces la costumbre de celebrar el llamado “día de las familias”, hacia finales de mayo: una tarde dominical acudían a St. Cugat nuestros familiares, se les obsequiaba con una merienda y algún acto público (que es lo que más nos costaba preparar). Cuando llegó “el hermano Vall” ese problema se solucionó, aunque tuvo que pasar de lo académico a lo atlético. Héctor era un buen gimnasta: se le montaban unas barras, y entretenía a papás, abuelos y hermanas dando saltos y cabriolas entre ellas. Supongo que los familiares regresarían a sus casas tranquilos porque “los estudiantes jesuitas gozan de muy buena salud”…

Seguir leyendo la semblanza en este enlace: 2021 16 Necrológica P. Héctor Vall Vilardell SJ