Publicado: Viernes, 07 Febrero 2020

«La sensación de llegar a tu hogar verdadero»

Francisco Mendes Cortês Ferreira SJ nació en 1986 en Coimbra (Portugal) e ingreso en la provincia portuguesa de la Compañía de Jesús en 2009. Ha estudiado Odontología, Filosofía y Teología. Tras sus destinos en Braga, Timor Lorosae y —en la actualidad— Madrid, recibirá junto a otros compañeros la ordenación diaconal este sábado por la tarde en la Parroquia San Francisco Javier y San Luis Gonzaga.

¿Cómo descubriste tu vocación jesuita?

Creo que la llamada en cuanto tal es como un hilo que se va formando, despacio, sin grandes ruidos exteriores, pero con las debidas luchas interiores. No hay llamadas explosivas que no tengan su correspondiente proceso interior. Hay que aprender a escuchar y a penetrar en la espesura de la realidad. Con mucha paciencia, como un herrero moldea el hierro. Aprender a mirar el segundo velo de las cosas.

Ahí llegué a mi hogar, y desde ese espacio interpreté lo que debería ser mi vida, porque creo, en parte, que comprender verdaderamente la vocación es como la sensación de llegar a tu hogar verdadero. El de siempre y del futuro.

La cosa que verdaderamente me inspiró fue ver a los demás jesuitas rezando. Lo demás me resultó secundario.

¿Qué importancia tiene para ti la ordenación diaconal?

La ordenación diaconal es un paso cierto y natural después de una formación tan larga como la que tenemos. Uno se puede acercar al diaconado a través de la propia liturgia de la ceremonia. Hay un asentimiento de fe, una postración y una invitación al servicio.

Es para vivir en acción de gracias, con tranquilidad y confianza, sin pretenciosidades sin sentido. Sabiendo que vamos a ser ordenados a cada día después de la ceremonia de 8 de febrero. Y que esa ordenación diaria es mucho más difícil porque implica una obediencia y una postración delante de Dios mucho más creativa, porque la hacemos desde el silencio de la capilla y de nuestra habitación, muchas veces dentro de una rutina agobiante y gris.

 

 

 

ver +