Publicado: Lunes, 01 Junio 2020

Laudato si, oh creador

Al final de esta semana de celebración del 5º aniversario de la Laudato si noto que algo ha pasado y cambiado en mi.

Quizá el cambio comenzó el 3 de marzo cuando nuestra coordinadora de pastoral nos reenviaba la invitación para que tuviéramos en cuenta la semana de la “Laudato si”. Aquel día yo ya programé en el Classroom de religión de 4º ESO hacer una actividad. Y eso que todavía no sabíamos que durante esta semana estaríamos confinados y desescalándonos. 

Lo que sí sabía es que quería celebrar aquel aire del Espíritu que fue y es la encíclica de Francisco. Recuerdo muy bien que la leí en verano del 2015. También recuerdo que la leí porque algunos compañeros Jesuitas se habían convertido a una fe más ecológica. Así que me animé a leer una carta que producía tan buenos frutos. Y no me arrepentí pues encontré que la fe de Francisco, como la mía, tenían mucho que ver con la experiencia de Dios Padre creador.

Mi fe aunque empezó en la familia, creció en el proceso vivido en el grupo eskaut de Indautxu (Bilbao). Recuerdo muchos momentos de disfrutar del rastro de Dios en la naturaleza: su belleza, su fuerza, su comunión de la diversidad,... y también la tristeza, el enfado y el dolor que me causaba y causa ver como la degradamos. Además de buscarle en esas señales que deja en la naturaleza nuestro Dios padre creador, reconozco haberle encontrado a él, su rostro.

Así que esta semana pasada, del 16 al 23 me decidí a celebrarlo. Con mis alumnos y alumnas del colegio de Donostia hemos hecho 3 actividades que nos ha permitido prepararnos la semana previa, hacer un gesto familiar de cuidado de la naturaleza y escribirle una oración (o unas líneas) a nuestro Creador, como el mismo Papa Francisco hace en la oración final de la encíclica o siglos antes, San Francisco de Asis. Con la comunidad juvenil también hicimos un par de actividades, guardando las medidas de seguridad. Además mi lectura y oración de esta semana ha sido sobre la Laudato si lo cuál me ha llevado a publicar 5 entradas en el Blog de “buscadores de tesoros” que tengo. 5 herramientas o invitaciones para vivir más el evangelio de la Creación: contemplar la belleza de la naturaleza, para luego contemplar el dolor y el desastre ambiental. Tras un día de silencio contemplar la fuerza de la naturaleza y luego un 4º día la comunión universal o ecología integral de la que somos parte. Así la 5ª invitación fue una propuesta muy ignaciana, repetir esas contemplaciones, buscando más que el rastro de Dios (sus señales), el rostro de Dios.

Durante la semana me sentí enraizado en mi fe, profundizando en nuestra fe y fue naciendo la idea de celebrarlo con la comunidad de la misa de las 20:30. Teníamos la necesidad de ofrecer la encíclica en el ofertorio como agradecimiento y bendición, para que Dios Creador nos ayude a vivirla. Así lo hicimos con una danza que a todos gustó. Aunque eso no fué la última cosa de esta celebración. El martes, 26 de mayo, en la tarde libre, mi sabbat trasladado, pudimos plantar algunas lechugas, acelgas, pimientos y calabacines en nuestro pequeño y nuevo huerto del noviciado. Realmente ha sido un final espectacular a una semana larga de sentir que nuestra fe en el Dios Padre creador se esponjaba.

ALABADO SEAS mi creador

Tú que eres el impulso de la vida,

Tú que nos regalas una creación tan bella,

Tú que te entristeces al ver nuestro mal uso de la naturaleza,

Tú que manifiestas tu fuerza creadora

a pesar de nuestra torpeza, oposición y desconocimiento

Tú que eres comunión con T-O-D-O lo creado, no solo con algunas criaturas,

Tú que eres justo y resucitaste y sentaste a tu derecha al inocente descartado, Jesús.

GORA ZU NIRE SORTZAILEA,

Zu bizitzaren bultzada,

Zu kreazio ederra oparitzen diguzuna,

Zu natura gaizki erablitzen dugunean triste sentitzen zarena,

Zu sortzeko indarra adierazten duzuna, traketsak, aurka eta ezezgunean gu egon arren,

Zu sortu duzun G-U-Z-T-I-A-R-E-K-I-N komunioa zarena (ez bakarrik batzuekin),

Zu justua eta zuzena, baztertutako erregabea, Jesus,  zure eskuin aldean aintzatu eta berpiztu duzuna,

 

Michael Pastor SJ

ver +