Publicado: Martes, 15 Enero 2019

Un nuevo informe del SJM para prevenir falsas imágenes de la migración

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) publica un nuevo informe en el que se denomina “población de origen inmigrado” a la suma de personas residentes en España (contabilizadas por su inscripción en el padrón municipal de habitantes) que han nacido en el extranjero, incluso cuando tengan nacionalidad española, y de personas nacidas en España que no tienen la nacionalidad.

La población total en España en enero de 2018 era de 46.658.447 personas. Un 90,22% de ellas tenía nacionalidad española (casi 42,1 millones). Del 9,78 % (más de 4 millones y medio) restante de población extranjera residente, un 4,14 % (1,93 millones) tenía origen en alguno de los Estados miembros de la Unión Europea. Un total de 14,4 % de la población había nacido en el extranjero, el grupo al que llamamos población de origen inmigrado, pero algo más del 3,5% de ellas ya había obtenido la nacionalidad española.

En cuanto a la variación anual respecto a 2017, se aprecia un crecimiento de la población total y de aquellas personas nacidas en el extranjero, lo que confirma una prolongada recuperación de n.º de personas migrantes residentes iniciada en 2015. Sin embargo, disminuye la cifra de personas nacidas en España y en otros países de la UE.

Sin embargo, al comparar las cifras de población residente con la de la población extranjera que dispone de algún permiso de residencia, facilitados por el OPI, se observan importantes aspectos: que la cifra de titulares de tarjeta de residencia sea inferior a la de personas residentes sugiere que hay población en situación administrativa irregular; cuando, por el contrario, es superior, sugiere que hay personas que mantienen el permiso español incluso cuando residen en terceros países.

Es muy interesante correlacionar a lo largo del tiempo las cifras de población residente nacida en un determinado país, con la que tiene la nacionalidad de ese país, y las cifras de nacionales titulares de tarjeta de residencia. En muchos casos, se percibe la pérdida de población a lo largo de los años de crisis y la recuperación iniciada en 2016. En otros casos se intuye la importancia de las adquisiciones de nacionalidad española por residencia.

El SJM cree que el estudio y la apreciación de las cifras sobre población migrante ayuda a prevenir falsas imágenes sobre el fenómeno migratorio, inducidas por sobrecarga de información mediática o por la vehemencia del debate político. Un conocimiento profundo de la realidad ayuda a plantear los verdaderos retos para la convivencia, los que tocan a la ciudadanía y los que corresponden a los poderes públicos.

Accede al informe

ver +

también te puede interesar