Publicado: Jueves, 07 Agosto 2014

200 años de la Restauración de la Compañía

Hoy 7 de agosto de 2014 celebramos que, cuarenta y un años después de su supresión, la Compañía de Jesús fue restablecida por el Papa Pío VII el 7 de agosto de 1814. La Bula papal, Sollicitudo Omnium Ecclesiarum, extendía al resto de la cristiandad los derechos y privilegios concedidos ya a la Compañía superviviente en el Imperio Ruso y en el Reino de Sicilia. Y con ella ejecutaba “lo que ardientemente deseábamos desde el principio de nuestro pontificado”, ya que “por el restablecimiento de la misma Compañía de Jesús nos vienen cada día, de unánime consentimiento de casi todo el orbe cristiano, apremiantes y urgentes peticiones…”

Hoy celebramos el 200 aniversario de este momento de gracia, y nos reunimos para agradecérselo al Señor, que sigue confirmándonos como servidores de la misión.  

Ese 7 de agosto de 1814 el papa Pío VII, acompañado de una solemne comitiva, se dirigió a la iglesia jesuita del Gesù (Roma), en cuyo altar mayor, dedicado a san Ignacio, celebró la eucaristía. Poco después, y tras un breve desayuno, pasó a una capilla interior del colegio, donde mandó leer la bula Sollicitudo omnium Ecclesiarum por la que se restauraba la Compañía de Jesús en todo el mundo.

En aquel acto estaban presentes unos 150 jesuitas, todos ellos mayores y procedentes de diversos países europeos. Entre ellos figuraba el famoso P. Manuel Luengo, quien en su monumental Diario de la expulsión de los jesuitas nos dejó una crónica exhaustiva de la vida y padecimientos de los expulsos hasta aquel preciso momento. Desde la abolición de la Compañía, el 21 de julio de 1773 por el papa Clemente XIV hasta ese día, habían pasado 41 años y 17 días.

Sigue leyendo aquí.

ver +

también te puede interesar