Publicado: Domingo, 07 Mayo 2017

Identidades y violencia con rostro religioso

El Seminario de Investigación para la Paz prosigue su trabajo sobre la radicalizacion que, a diversos niveles, amenaza la convivencia social.  El pasado fin de semana se ha dedicado a analizar la radicalización violenta que presenta un rostro religioso. El punto de partida no ha sido teórico sino situado en el contexto histórico. La comunidad internacional vivía bajo el signo de la esperanza al final de la Guerra Fría, pero se vio desconcertada cerca ya del siglo XXI por nuevos conflictos armados y terrorismo de una virulencia inusitada,  muchos de cuyos actores apelaban a Dios y a la religión.

El rostro religioso de conflictos violentos actuales está relacionado por lo general con las identidades a diferencia de las clásicas guerras de religión centrada en la sacralización de los Estados. El Papa Francisco se ha referido a ellos como una tercera guerra mundial librada “por partes”. Esta situación actual, que parece vincular religión y violencia, ha suscitado la alarma de los creyentes y nos obliga a tomar muy en serio la cuestión y preguntarnos cuales son los mecanismos que producen una perversión violenta del hecho religioso para después movilizar la energía pacificadora de las tradiciones religiosas.  Estos dos objetivos fueron desarrollados por las ponencias de Jesús María Alemany, sj, Presidente de la Fundación SIP, y Flaminia Giovanelli, Subsecretaria del Pontificio Consejo “Justicia y Paz”.

Asistieron a la primera partes unas 160  personas. Siguió durante 4 horas un intenso debate en grupo de 23 personas, en el que había también representantes del Islam, Budismo y Comunidad Bahai, que discutieron el tema y quisieron llegar a recomendaciones concretas.

ver +

también te puede interesar