Publicado: Sábado, 09 Mayo 2020

Reunión de superiores online.

La mañana de este sábado 9 de mayo ha tenido lugar la reunión de superiores de comunidades jesuitas de la provincia de España. Antes de la crisis del CoVi19 estaba prevista una reunión presencial de dos días. En estas circunstancias ha tocado encontrar nuevos modos, así que un encuentro a través de la plataforma digital Zoom ha hecho posible el encuentro en el que se unieron 78 participantes (pues además de los superiores estaban también los delegados del padre provincial).

Dieron la bienvenida Cipri y Antonio. Tras ellos, la primera parte de la mañana consistió en tres intervenciones tratando de hacer una lectura del momento en que nos encontramos.

Josep Maria Rambla trató de relacionar la crisis con las preferencias apostólicas. En su recorrido, insistió (entre otros puntos) en la necesidad de una tarea teológica que permita expresar la fe, en este nuevo escenario, con consistencia intelectual. También habló del reto que esta nueva situación plantea a nuestra pobreza y la posible conversión a una mayor austeridad que, en este momento, se vuelve urgencia. Señaló el valor de la creatividad y cercanía desplegada en el trabajo con los jóvenes en los últimas semanas, y la pregunta por si estamos en condiciones de comunicarles bien el evangelio. Parafraseando a Santa Teresa y sus pucheros, Rambla insistió en que "Entre las mascarillas anda el Señor" para plantear la espiritualidad del cuidado como una dimensión inexcusable de nuestra vida, que arranca desde las pequeñas acciones cotidianas para ir creando modelos de vida alternativos en nuestros hábitos de vida.

Sergio Gadea intervino para hacer una reflexión desde nuestra cultura. Nos seguimos moviendo en un escenario de incertidumbre, y hay análisis que quizás nos quedan. Hay un patrón que se repite en las epidemias, que es el ponernos delante del espejo de lo que somos. En su desarrollo, planteó:

  1. El espejo ante el que nos pone el coronavirus
  2. La presencia de la muerte, y lo que supone para nosotros.
  3. La lectura creyente que hemos podido ir haciendo desde cuaresma y pascua. Una manera vulnerable de acercarnos al evangelio.
  4. La teodicea (¿qué nos dice todo esto sobre Dios?) Algunos debates contemporáneos, como el que se ha dado sobre el castigo de Dios, parten de una mirada a Dios. Pero, ¿no habrá antes que preguntarnos si no tenemos que aprender a mirar al otro, y lo que el otro -especialmente el más débil- nos dice de Dios?
  5. Lo colectivo. El virus ha sacado a primer plano la tensión entre comunidad e inmunidad. (Sacerdotes dando la vida, eso ha tenido eco). Pero también la relevancia (o irrelevancia) de una Iglesia de templos vacíos (imágenes icónicas que reflejan el vacío de la Iglesia en Occidente) ¿Hemos estado a la altura de las circunstancias.
  6. ¿Cómo vamos a celebrar y presentar la narrativa cristiana en la “nueva normalidad”, en medio de un mundo en el que hay que presentar el papel de la Iglesia en una sociedad plural y democrática?
  7. Terminaba con una serie de preguntas sobre la SJ. ¿Ha estado a la altura? ¿Cómo acogemos la debilidad, propia y ajena? ¿Hemos acompañado donde se nos necesitaba?

En su conclusión, señalaba Gadea que no nos podemos quedar en conocimiento y recuerdo. Podemos (debemos intentar) aportar también sabiduría y esperanza.

José Ignacio García Jiménez ofreció una reflexión sobre el futuro que nos espera y posibles miradas (unas más optimistas y otras más desesperanzadas). Partió de una mirada sobre el mundo que empezamos a reconocer al haber quedado descubierto lo que parecía un poco oculto (pero ya estaba antes)

  • Toda la dimensión geopolítica (quiénes van siendo centros y periferias)
  • Venimos de muchísima coflictividad social (Francia, Hong-Kong, Chile, )
  • Líderes improbables hace solo una década (Trump, Bolsonaro, Duterque etc)
  • El multilateralismo se ve diluido (instituciones como la ONU no tiene mucho peso); y de hecho la crisis ha supuesto volverse a los estados…
  • Estamos en un tiempo de democracias fatigadas), y junto a ello surgen las democracias iliberales (Urban en Polonia…) Nuestros sistemas políticos están muy tocados.
  • El capitalismo está en crisis (y aprieta por el lado más débil en cuanto las cosas se ponen feas). ¿Será capaz de reinventarse, de renovarse?
  • El tema de la deuda pública es muy complejo. Todos los estados recurren a la financiación, y así estamos generando una deuda brutal. Y generando una verdadera losa para generaciones futuras.
  • La tecnología tiene un lado amable al que ni queremos ni podemos renunciar, pero hay también un lado más problemático al que no terminamos de hincar el diente (la renuncia de derechos, el control en nombre de la seguridad -o simplemente control ilegal-)

A partir de ahí planteaba los grandes retos que nos tocan (el futuro del planeta y la erradicación de la pobreza),  y algunas preguntas que tendremos que hacernos si de verdad queremos mirar a esos retos con verdadera lucidez:  ¿Este mundo quiere cambiar? (La tentación de volver a lo de antes) ¿Hay dirección para este cambio? (aquí hay un tema muy importante. Necesitamos redefinir el “bien común”, cuando llevamos veinte años cavando trincheras ideológicas. El nivel de agresividad en los discursos es muy fuerte. Es prácticamente imposible construir consensos…) Hay mucha gente cuyas vidas se han atascado, y hay que ayudarles a recuperar su horizonte para que no necesiten votar a figuras excéntricas…

Las grabación de las tres intervenciones -interesantes y llenas de matices- estará disponible pronto para las comunidades, de manera que puedan favorecer diálogos y una búsqueda común para este tiempo.

Tras un rato de descanso retomamos la reunión con la intervención de los delegados del provincial y Jaime Badiola, administrador de provincia, para explicar el escenario en el que nos estamos moviendo, los pasos que se han ido dando durante estas semanas y el horizonte en el que toca trabajar en cada sector, con algunas luces y sombras, y con preocupaciones sobre lo que viene. Lo mismo fueron haciendo los delegados: Toño Allende hablando de Educsi, Carlos Losada sobre Unijes, Luis Arancibia sobre el sector social y Juan Pablo Rodríguez sobre el sector de pastoral. Quillo Cuartero planteó también una propuesta sobre actividades pastorales de verano (en el escenario incierto actual). Terminó esta ronda de intervenciones Ramón Fresneda para compartir algunos aspectos de la atención a las comunidades en esta etapa.

El provincial anticipó la creación de una campaña conjunta, «Seguimos», con la triple función de concienciar, visibilizar y financiar el apoyo y la respuesta de la provincia a las crisis generadas por esta pandemia.

El final de la mañana fue ocasión de un rato de diálogo sobre lo anterior, hasta despedir la reunión.

ver +

también te puede interesar