Publicado: Lunes, 22 Febrero 2021

Transparencia, entorno seguro e investigación del pasado

Hace un mes se presentó el informe sobre los abusos del pasado. Entre los ecos aparecidos, hay un abanico amplio que va desde la valoración positiva del paso dado, a la crítica por parte de quienes lo ven insuficiente, y la pregunta sobre hasta dónde llega la transparencia en nuestro relato sobre los hechos ocurridos e investigados. Esto se multiplica cuando aparecen informaciones concretas sobre casos en la prensa.

Entre 2018 y 2021, varios medios nos plantearon cuestiones sobre casos concretos. Unos casos los conocíamos. Otros no. Agradecemos su labor que ha sido un acicate para tratar de hacer las cosas bien. Desde el primer momento optamos por contestar con la información de que disponíamos en cada momento. Con todo, constatamos que en muchos casos nos faltaban datos para responder a las preguntas planteadas. Nos comprometimos entonces a buscar dichos datos y elaborar el informe que finalmente presentamos el pasado enero. Ya en el momento de presentarlo dijimos que entendíamos los límites de dicho informe, y explicamos algunas opciones tomadas (como la de no incluir nombres o lugares concretos).

Desde ese momento hemos entrado en una segunda fase. Con la investigación y el proceso iniciado hemos expresado nuestra voluntad de abordar este tema y de atender y responder a quienes se pongan en contacto con nosotros. Nuestra opción es seguir investigando con los datos nuevos que puedan aparecer. De hecho, la presentación del informe ha permitido recibir testimonios que nos ayudan a seguir clarificando el pasado. Tenemos un cauce abierto para que las víctimas puedan hablar con nosotros. Y si alguno no quiere que su interlocutor sea directamente la Compañía de Jesús, podemos remitirles a instituciones que pueden acompañar estos procesos.

Tras la presentación del informe se abre una etapa nueva. En ella algún caso se puede reabrir. Pueden ponerse en contacto con nosotros personas que den más claridad a casos sobre los que aún quedan dudas. Cualquier avance o cambio que haya lo comunicaremos a las personas afectadas, sabiendo que unas quieren mantenerlo en silencio, y otras preferirán hacerlo público, pero es una decisión que no nos corresponde a nosotros. Nos parece que es la forma más honesta de proceder en este momento.

ver +

también te puede interesar