Publicado: Martes, 09 Febrero 2021

Cuidado con las estafas virtuales

En los últimos días  hemos tenido noticia de algunos intentos de estafa a través del correo electrónico a varias instituciones religiosas, en España y en Italia. Los amigos del dinero ajeno también se han interesado por la Compañía de Jesús.  Hemos detectado algunos intentos de estafa a través de nuestras cuentas de correo electrónico bajo el dominio jesuitas.es. Estos intentos se conocen como phishing, y normalmente buscan el engaño haciendo creer al receptor que el remitente es alguna persona conocida. El administrador provincial, Jaime Badiola, ha recopilado algunas buenas prácticas que pueden servir a superiores, directores, administradores y todo tipo de posibles víctimas para curarse en salud y evitar caer en este tipo de trampas. Y, en cualquier caso, ante la duda, siempre es mejor preguntar y confirmar la información:

1. Comprobar el remitente. Verificar que el nombre de la persona y el correo son verídicos. Por ejemplo, podríamos llegar a recibir un supuesto correo de Google solicitando restablecer nuestra contraseña desde la cuenta Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. A simple vista, puede parecer que todo es correcto, pero en realidad, G00GLE está escrito con "ceros" y no "oes", por tanto, es muy importante prestar atención a las direcciones completas de correo.

2. Validar la gramática del mensaje. Así se puede comprobar si está redactado de forma genérica para un envío masivo, e incluso si contiene faltas ortográficas o fallos que puedan provenir de malas traducciones.

3. Desconfiar de las urgencias. Es muy habitual que se haga uso de peticiones, trámites y necesidades que conllevan realizar acciones en un breve periodo de tiempo. 

4. Verificar los enlaces incluidos en el correo. Verificar por ejemplo que, al poner el ratón encima de los enlaces, sin llegar a pincharlo, la dirección que aparezca corresponda con la que venga escrita. Y también, siempre deberán empezar por https://

5. No abrir archivos adjuntos. Si no se está convencido del remitente o no se está esperando nada de lo expuesto en el correo, o si el mensaje en sí mismo levanta ciertas dudas, nunca abrir ningún tipo de archivo que contenga.

6. No abrir enlaces a webs que nos lleguen en un correo. Es mejor hacer uso de nuestros favoritos o accesos directos que tengamos guardados, o incluso hacer una búsqueda en Google y acceder al recurso deseado.

ver +

también te puede interesar