Publicado: Lunes, 22 Febrero 2021

Cómo sostener nuestra esperanza: Encuentro de direcciones del sector social

El jueves 18 y viernes 19 de febrero se dieron cita las direcciones de las 24 instituciones que forman el sector social de los jesuitas en España. 

Luis Arancibia, delegado del sector, ayudaba a poner un marco al encuentro: “Vivimos una ola que está dejando tanto dolor y cansancio. Sé que estáis con muchas cosas entre manos para gestionar el presente y con preocupaciones e incertidumbres sobre el futuro. También sé del esfuerzo y el compromiso que estáis teniendo junto con los equipos para mantener la misión en estos momentos e incluso para buscar respuestas nuevas con creatividad e imaginación.”

Comenzamos estos dos días de encuentro con unos puntos de oración guiados por José Ignacio García, director del JRS Europe, desde Bruselas. ¿Cómo sostener nuestra esperanza? Esta fue la cuestión que recorrió estos puntos. En el fondo, una invitación a bucear en lo que nos sostiene y mantiene. Lo que mueve nuestra vocación cristiana. 

“Una esperanza que se va fraguando, que está en camino,...que nace de un amor de Dios primero y radical por el mundo,... por una encarnación que se recrea día a día… una esperanza que se hace historia… que no se resigna,... que nos invita al compromiso por la vida mirando a Jesús en la cruz,... a no ser meros espectadores… La esperanza como un hilo frágil que nos sostiene… La esperanza nos invita a una gran fiesta, a un banquete donde todos y todas tenemos un lugar, un tiempo de gracia para los más vulnerables (Lc. 14, 15-25)... La resurrección… apunta a este horizonte... y lo hace luminoso y brillante… un cielo nuevo y una tierra nueva.”  

Seguidamente tuvimos un tiempo de oración personal, seguido de un compartir espiritual en grupos pequeños. 

¿Cómo desplegar el proyecto del sector y bajo qué estructura? 

Estos dos ejes ocuparon la reflexión y el trabajo de las direcciones de las instituciones a lo largo de los dos días. Por una parte, se debatió sobre una propuesta de despliegue del proyecto del sector para los dos próximos años analizando resultados esperados y productos. En este punto se hizo una revisión y priorización.

Por otro lado, se continuó con la reflexión sobre las estructuras que el sector necesita a futuro. En este punto se avanzó en la reflexión y en seguir dando pasos concretos.

El viernes Roger Torrés nos ayudaba a comenzar el día recordando a Gabi Olteanu, una persona que se despedía ayer en Lleida y a tantas otras con las que caminamos, y también a los héroes que se ponen al lado de la gente.

Las pequeñas presentaciones de documentos, los grupos de trabajo, documentos de trabajo colaborativos, los plenarios, fueron herramientas que nos acompañaron en nuestra dinámica común. 

Hubo también un espacio para conocer las prioridades del curso 2020-21 y algunas informaciones variadas de la mano de cada uno de los equipos del sector social, pero especialmente de los equipos de Sostenibilidad, Proyectos y la campaña #Seguimos, y Entorno seguro. Se anunciaron los nuevos equipos de trabajo del sector, algunos ya en activo como jóvenes migrantes, Economía Social o Inserción Laboral y otros que se activarán próximamente como Modelo de intervención, Comunicación, Voluntariado o la Historia del sector. Asimismo, fijamos el calendario anual de encuentros y actualizamos nuestra agenda común. 

Finalmente, Antonio España, superior provincial de los jesuitas nos dirigió unas palabras de agradecimiento, aliento y de invitación a seguir animando la dimensión social de la Provincia, caminando junto a los vulnerables, a través de la misión encomendada al sector.  

El Provincial nos recordaba las palabras del Papa Francisco en la conmemoración de los 50 años de fundación del Secretariado para la justicia social y la ecología de la Compañía de Jesús:

“Ustedes trabajen por la verdadera esperanza cristiana, que busca el Reino escatológico, que siempre genera historia. Compartan su esperanza allá en donde se encuentren, para alentar, consolar, confortar y reanimar. Abran futuro, susciten posibilidades, generen alternativas, ayuden a pensar y actuar de un modo diverso. Cuiden su relación diaria con el Cristo resucitado y glorioso, y sean obreros de la caridad y sembradores de esperanza. Caminen cantando, que las luchas y preocupaciones por la vida de los últimos y por la creación amenazada, no les quiten el gozo de la esperanza”.

Antonio agradeció mucho el cuidado por la identidad y la espiritualidad Invitó a sembrar esperanza, pues de este modo se construye un mundo distinto. También compartió algunas informaciones significativas de la vida de la Provincia. Terminaba su participación con la palabras de Arrupe:  

“Sé que Dios nos lleva a una tierra nueva, la de promisión, la suya. Él sabe dónde está, a nosotros nos toca seguirle.”


ver +

también te puede interesar